CONFIANZA: DE LA FORMULACIÓN A LA REALIDAD

En Urretxu-Zumarraga Ikastola tenemos un modelo pedagógico propio: la Pedagogía de la Confianza. La confianza es el esqueleto de nuestro proceso de aprendizaje y, en base a él, se logra que los y las estudiantes tengan seguridad en uno mismo, en los demás y en el entorno. De este modo, serán capaces de afrontar los retos del futuro, tanto de forma autónoma como desde el colectivo.

 

 

La confianza se respira en todos los espacios y entornos de Urretxu-Zumarraga Ikastola. El espacio y la arquitectura, en general, están al servicio de la pedagogía. Las aulas están abiertas y el alumnado se mueve con libertad por todo el entorno. De este modo, además, niños y niñas de diferentes edades se relacionan entre sí y aprenden unos de otros.

 

En estos espacios abiertos cuentan con txokos. En cada uno de estos pequeños espacios se trabaja un área específica. Así, aprenden a desarrollar distintas inteligencias y pueden profundizar en aquello que más les interesa. Además de en los txokos, también trabajan en base a proyectos.

 

Con el objeto de lograr una educación lo más eficaz posible y de que alumnas y alumnas tengan éxito en la vida, utilizamos una metodología de proyectos basada en situaciones reales. Mediante el desarrollo de casos prácticos aprenderán a resolver retos. Así, el proceso de aprendizaje será más real y más vivencial. Realizarán proyectos multidisciplinares, con el objeto de asimilar diferentes conocimientos en cada uno de ellos.

 

En este viaje de aprendizaje, el docente será compañero de viaje. Es la persona que va a incentivar los intereses, necesidades y capacidades del y la estudiante y que, a su vez, le transmitirá y enseñará la importancia del grupo. Aprenderán juntos y unos de otros.